Inicio Blog / Tendencias / Internet en dispositivos móviles ¿Qué estrategia seguir? (II)

Blog

Negocio / Diseño / Tecnología


24 enero 2012



Internet en dispositivos móviles ¿Qué estrategia seguir? (II)

Tendencias

Si podemos ofrecer un servicio de valor añadido a través de los dispositivos móviles, es el momento de desarrollar una aplicación

Salvo por el tamaño de la pantalla, la experiencia en Internet en un ordenador y en un smartphone a través del navegador puede ser similar siempre que se hayan realizado las tareas de optimización para dispositivos móviles de las que hablábamos en una entrada anterior del blog. No obstante, los móviles disponen a su vez de recursos específicos que podemos utilizar para ofrecer un servicio web de valor añadido a los usuarios. Entre ellos, la geolocalización, la cámara de foto y vídeo integrada, el acelerómetro y, sobre todo, la portabilidad. Podemos sacarles partido para crear una aplicación que vaya más allá de las funcionalidades disponibles en el navegador del teléfono o tableta.

Antes de abordar el desarrollo, primero debemos preguntarnos si vale la pena invertir en una app. Es evidente que las tendencias de uso de Internet nos animan a la creación de una aplicación para móviles, aunque sea solo para añadir atributos tecnológicos a nuestra imagen de marca. Pero al menos, hay que tener en cuenta algunas cuestiones básicas: primero, si contamos con un volumen real o potencial  de usuarios que justifique la inversión. Por ejemplo, si medimos el tráfico de nuestro sitio con Google Analytics, tendremos información precisa de la navegación con dispositivos móviles (porcentaje de uso, tipo de dispositivo, sistemas operativos utilizados, navegadores, contenidos consultados), lo que nos dará una cierta idea del posible nivel de éxito de la aplicación. Seguramente, tendremos que cruzar este dato con otras variables del proyecto, pero nos ayudará a tomar una decisión.

En segundo lugar, tenemos que determinar si la app prestará un servicio diferente de los que ofrece nuestra web, por distintos motivos: porque atiende a una necesidad específica, porque se sirve de funcionalidades exclusivas de los móviles, o porque está pensada para circunstancias en las que prima la utilización de un móvil, como cuando un usuario dispone de poco tiempo o se encuentra fuera de  casa o del trabajo. Asimismo, no hay que olvidar que muchas aplicaciones tienen un componente lúdico y de entretenimiento que conviene tener presente, sobre todo si están orientadas a acciones de marketing y comunicación.

Por otra parte, también existe la posibilidad de desarrollar una aplicación corporativa, que va destinada a un grupo cerrado de usuarios y que no está sujeta a los condicionantes de una app dirigida al público en general. En este caso influyen otros factores, como el simple hecho de que los usuarios dispongan efectivamente del dispositivo móvil necesario.

Una vez confirmada la necesidad de la aplicación, hay que elegir el modelo de desarrollo, para el que también existen diferentes opciones. Lo trataremos en una próxima entrada.

Sin Comentarios

Tags: ,


Comentar este post





Archivos